BLOG
Spanish English

Aceite de linaza para cuidar madera

aceite de linaza para cuidar madera

 

Para el cuidado de la madera, especialmente en entornos interiores, siempre hay una serie de remedios y trucos sencillos que se pueden seguir. Hoy queremos acercarte uno de los productos que nos ayudan a mantener en perfecto estado, durante más tiempo, nuestras estructuras de madera. Nos referimos al aceite de linaza.

 

¿Qué es el aceite de linaza?

La linaza (http://es.wikipedia.org/wiki/Linaza ) es una semilla que se usa para muy diversos fines, la alimentación entre ellos (es muy rica en ácidos grasos beneficiosos para el hombre). Además de sus propiedades nutritivas y antioxidantes para el cuerpo humano, este producto ayuda a cuidar la madera ya que es un tratamiento que limpia la estructura, es muy poco agresivo y, además, proporciona nutrición al material. El aceite se obtiene mediante un proceso de extracción por presión en frío de la semilla.

 

Beneficios para la madera

Como te adelantábamos, estamos ante un producto prácticamente inocuo para la madera que, además, permite limpiarla sencillamente y le proporciona nutrición para aumentar su durabilidadAsimismo, el aceite de linaza aplicado sobre las estructuras de madera ayuda a dotar de cierta impermeabilidad a la estructura. Además, por su untuosidad y características específicas, el producto permite corregir visualmente y esconder, en cierta medida, los arañazos y rayones que se producen en la tarima.

 

Aplicación del aceite

 

Limpiar la madera de interior con aceite de linaza es sencillo. Sólo tienes que hacer una pasada inicial a la estructura, de manera que garantices que la tarima o suelo de madera está perfectamente limpio de polvo. Una vez hecho esto, aplica una buena cantidad de aceite de linaza en un paño liso (que no desprenda lanas o pelusa) y trabaja toda la superficie, de manera insistente hasta que la madera haya absorbido todo el producto. Con otro paño seca el excedente de aceite que haya quedado, hasta que la tarima aparezca ‘seca’ y pulida a la vista (usa también un paño liso y limpio). Una vez que hayas hecho esto, puedes dejar secar durante unas horas y volver a aplicar el producto en una segunda capa, de cara a mejorar los resultados.

 

El aceite de linaza ‘crudo’, por regla general, es menos recomendable ya que tarda en secar bastante más. Para trabajos en los que queramos limpiar y dar brillo a la madera el más recomendable es el aceite de linaza hervido, que es el que se comercializa en tiendas de manera más frecuente.