BLOG
Spanish English

La elegancia y solidez tropical de la madera Ipé

madera ipe

Independientemente de la finalidad que se le quiera dar a nuestros cenadores, pérgolas o porches de madera en Madrid, hay una condición sine qua non éstos no pueden existir: contar con una madera de calidad. Y es que la estructura, su solidez, elgancia, belleza estética y durabilidad definen el resultado. Hoy queremos hablar de una madera tropical, la cual en Pergoexpert utilizamos convencidos de su enorme calidad y resistencia natural. Nos referimos, claro está, a la madera Ipé.

 

Características de la madera Ipé

Obviamente, la principal de las características naturales de la madera de Ipé, y la razón por la que la empleamos de manera predominante a la hora de construir cenadores, tarimas o porches de madera en Madrid es su resistencia a la intemperie y a los cambios climatológicos. Fundamentalmente se produce en el sur de América, en explotaciones controladas. Asimismo, estamos ante una materia prima extraordinariamente resistente a la acción de hongos e insectos como la carcoma y las termitas, todo ello de manera natural. Esto implica que, empleando los debidos tratamientos, su durabilidad está garantizada durante décadas. Su color varía de un blanco con ligeros matices vainilla a un marrón ligeramente oscuro.

Su veteado más oscuro aporta gran variedad y elegancia a las estructuras sobre las que se trabaja.

 

Cuidados y mantenimiento

Obviamente, una estructura durará más si se llevan a cabo las precisas labores de mantenimiento. Si nos contratas para instalar tus tarimas o porches de madera en Madrid, nosotros te informaremos acerca de qué es lo que tienes que hacer para que tus estructuras de madera de Ipé se mantengan como el primer día, incluso años después de hacerlas instalado.

Para empezar, te recomendamos la aplicación de capas de aceite de protección, aproximadamente cada seis meses. Lo recomendable es que dichas aplicaciones coincidan con el comienzo del invierno y el verano, las estaciones con climas más extremos. El aceite protector no sólo protege la madera de la acción del frío o el calor, sino también del proceso de decoloración natural aparejado a toda madera.

Asimismo, mojar periódicamente la madera con un paño ayuda a que ésta mantenga los suficientes niveles de humedad. La hidratación de la madera es una condición esencial para que su solidez estructural y aspecto estético se mantengan de manera óptima a lo largo de los años.

Si tienes alguna duda acerca del cuidado de tus porches, cenadores, pérgolas, tarimas o estructuras de madera de exterior, no dudes en solicitarnos asesoramiento personalizado sin compromiso.