BLOG
Spanish English

Consejos para limpiar el Silestone

Consejos para limpiar el Silestone

El Silestone (http://es.wikipedia.org/wiki/Silestone ) es un material que se usa fundamentalmente para la fabricación de muebles y encimeras de baño o cocina por su solidez, buena relación calidad-precio, durabilidad, resistencia al calor y enorme sencillez de mantenimiento e higienización. En hasta un 95% se componen de materiales tales como cristobalita, cuarzo, sílice…

 

En otras ocasiones, en el blog de Pergoexpert, hemos insistido en las ventajas de este material. Hoy queremos acercarte una serie de consejos de cara a que puedas limpiarlo de la manera más efectiva.

 

En realidad, el Silestone es un material en el que se elimina de su estructura el aire por microcompresión. Esto quiere decir que estamos ante un elemento constructivo no poroso, por lo que su limpieza es sencilla ya que resiste mucho mejor los residuos y ácidos propios del trabajo en la cocina (cítricos, vinagre…).

 

Limpieza diaria

Por lo que comentábamos anteriormente, la baja porosidad del material, el Silestone es sencillo de limpiar. Hay soluciones y productos especiales, aunque por experiencia te decimos que los mejores productos para limpiar el Silestone son el jabón neutro y el agua. Sólo basta que apliques la solución jabonosa con un paño de tela, preferiblemente, sobre la superficie y secar bien el exceso de humedad.

 

Para manchas más resistentes puedes emplear productos y jabones específicos o desengrasantes. Eso sí, debes tener cuidado de que sean desengrasantes de intensidad media, de cara a no comprometer la solidez y resistencia del material.

 

En general, también te recomendamos que no uses en la limpieza del Silestone los clásicos estropajos metálicos, ya que el roce de éstos puede contribuir a rayar la superficie de trabajo.

 

Como puedes ver en este enlace, en el caso de las machas de cal propias de los vasos de agua, se aconseja usar salfumán, dejar actuar un minuto y retirar con abundante agua. Del mismo modo, los expertos recomiendan que no se usen ceras, sprays o selladores para mantener el brillo de este tipo de superficies ya que, a largo plazo, el efecto que tienen es precisamente el contrario, y logran que el color y luminosidad inicial de la superficie se vaya atenuando progresivamente.